Si no te gusta la Navidad, aquí te decimos a dónde escaparte

Si no te gusta la Navidad, aquí te decimos a dónde escaparte

Si estás buscando escapar del clima decembrino, en Volaris tenemos la solución.

Si abriste esta página es porque, ¡eres un grinch y no te gusta la Navidad! Y no te juzgamos, solo que ya sabemos que estas buscando ese rincón en el mundo donde no exista el típico tráfico decembrino. Que tu alma necesita un lugar tranquilo donde no haya luces en las calles y que no escuches villancicos y veas Santa Closes por doquier. Pues si es así, te tenemos el mejor lugar para hacerlo.

Prepárate para darte un break de esta temporada y lánzate a un pueblito encantador y exótico llamado: Miramar, en la Riviera de Nayarit.

Este exuberante paraíso ha conservado su carácter de pueblo típico a pesar del desarrollo turístico en la región, y el cual es indiferente al bullicio vacacional de diciembre de las playas aledañas. Miramar es ideal para quienes disfrutan de los pueblos auténticos y las bellezas naturales. Las playas de la zona son pequeños edenes en la Riviera que hay que descubrir paso a paso.

Las playas de la Riviera Nayarit

Desde que llegas a este encantador lugar, los lugareños se vuelven parte de tu familia, ya que están dispuestos a compartirte los secretos de su pequeño paraíso. Desde en la mañana podrás ver cómo llegan los pescadores y cómo eso se convierte en un manjar llamado agua-chile, pescado zarandeado o camarones a la diabla. ¡Ay, ya quiero estar ahí!

Otra idea es caminar a la playa de Platanitos, que presume ser una de las vistas playeras más bonitas de nuestro país. El lugar es una enorme barra que da origen a una bella laguna habitada por aves.

Estarás tan alejado de la gente y su furor navideño que el único indicio de presencia humana en la zona, es ver una que otra palapa ofreciendo servicios básico. Por lo demás, este pequeño paraíso silencioso existe ahí…inmaculado y solitario. Platanitos es el mejor lugar en la Riviera para hacer snórquel, buceo, kayak y por qué no…dar un paseo a caballo o a pie.

Otra idea es irte a la playa de Manzanilla y Boquerón. Ambos pequeños tesoros naturales que también están prácticamente intactos. Y un poco más al norte, la Bahía de Matachén, donde es famoso por sus atardeceres espectaculares.

A un lado de Miramar, en una pequeña comunidad conocida como El Cora, está una hermosa cascada con varias caídas de agua que forman pozas naturales entre la exótica vegetación tropical. Este es el mejor lugar del planeta para descansar y meditar, con vista hacia la costa.

La Casona de Miramar

Desde la playa de Miramar, viendo hacia el norte, se alcanza a ver una antigua casona de mediados del siglo XIX. Llama la atención su terraza, su muelle semiderruido, sus enormes platanales y cafetales, sus árboles centenarios y un río que corre justo a un lado de la construcción.

La casona es todo un ícono de la región. A parte de estar rodeada de mitos y leyendas dignos de un guión cinematográfico, también ofrece servicio de casa de huéspedes. Si andas con ánimos de averiguar y vivir una experiencia única te animamos a que te quedes aquí. Los balcones, ventanales y muebles de época son los mudos testigos de una época de lujo.

Miramar en un tesoro tropical para aquellos viajeros que disfrutan de la exclusividad lejos de las grandes rutas turísticas, de la naturaleza virgen y de la gastronomía nayarita. ¿Lo ves? Es el lugar perfecto para escapar de la época decembrina si tú eres de los que no le gusta vivir la Navidad a máximo.

Toma tu maleta, entra a  Volaris, reserva tu próximo vuelo y…. ¡Feliz Navidad en un paraíso solitario!

Déjanos tus comentarios

Comentarios

Nota relacionada