Cascadas Havasupai, el oasis secreto del Gran Cañón

Cascadas Havasupai, el oasis secreto del Gran Cañón

Pocos llegan a este espectáculo natural en el Gran Cañón, ¿te atreves?

Uno de los escenarios más increíbles de nuestro país está a unas horas del aeropuerto de Phoenix. Seguramente has escuchado o conoces el Gran Cañón: Patrimonio Natural de la Humanidad, lleno de distintas variedades de ecosistemas, 1.2 millones de acres y espectáculos naturales difíciles de creer.

Sin embargo, lo mejor del Gran Cañón se reserva sólo para aquellos que se atreven a ir más allá, porque aunque un oasis les espera, el trayecto es toda una experiencia por sí misma. Hablamos de las Cascadas Havasupai, ¿habías escuchado de ellas? La verdad es que descubrirlas vale totalmente la pena.

Una publicación compartida de MiKayla Bales (@itsmikayla_) el

Ten presente que estarás en la Reserva Indígena de Havasupai, donde los nativos han habitado por cientos de años y se encargan de la región. Así que es mejor que sepas que entre las reglas está que para poder visitar su oasis a las afueras del Gran Cañón, debes tener una reserva anticipada, así que es mejor que lo tomes en cuenta para poder contactar a la comunidad antes de tu viaje para asegurar tu visita, además de que es una buena medida para seguir preservando el lugar.

Lo que te pondrá a prueba para llegar al tesoro escondido es que el acceso es imposible en auto, así que tu condición física se verá retada y tendrás que sacar tus mejores dones para recorrer caminando los 13 kilómetros que te faltarán a partir del punto en el que se deben dejar los autos. Bueno, está bien, no tienes que recorrer este camino forzosamente a pie, también puedes hacerlo a caballo, en una mula… o en helicóptero, aunque claro, es considerablemente más costoso, pero de que se puede, se puede.

Terminando este recorrido llegarás al pueblo Supai, donde habitan los indígenas del lugar. Ahí puedes acampar para pasar la noche o quedarte en el único hotel que tienen (otra vez: es necesario reservar desde antes, que conste que nosotros te avisamos). Nuestra recomendación: definitivamente acampar, los paisajes naturales que te esperan deben vivirse lo más cerca posible.

Finalmente, empezarás a escucharlas. Aún no podrás verlas, pero estarán a sólo unos metros de distancia. Al llegar a ellas, con cada paso te enamorarás de los miradores y de las cascadas por las que todo el trayecto vale la pena: Havasu, Mooney y Navajo, caídas de agua de un color verde azulado que contrasta perfecto con las paredes de color rojizo. Después de conocerlas, no podrás olvidarlas.

Así que no lo dudes más, toma el próximo vuelo a Phoenix con Volaris y llega a lo más profundo del Gran Cañón, donde podrás descifrar el significado de las palabras: paraíso terrenal.

Una publicación compartida de Badass Places (@badassplaces) el

Déjanos tus comentarios

Comentarios

Nota relacionada